Contáctanos: 5546 8746
Síguenos en:
Fecha:

Se tenía que decir

López Obrador busca que en el futuro se diga de él que pudo y supo mantener una postura firme, digna y soberana frente a sus pares de Estados Unidos. Pero no ha sido así
El propio presidente López Obrador ha retomado en varias ocasiones otro dicho muy mexicano: “lo que no suena lógico, suena metálico”. No suena lógico que el Gobierno de México decida “nacionalizar” el litio
Si el presidente y Morena no lo entienden, pueden irse despidiendo del poder desde ahora.
La violencia no ha dado tregua en este año, y entre enero y febrero se registraron más de 30 masacres que dejaron alrededor de 150 víctimas
En el combate a la corrupción, su círculo más cercano le ha fallado. Le falló su familia y le falló el núcleo compacto de servidores públicos más cercanos. A algunos de ellos, incluso, el propio mandatario les tiene una consideración más amplia y los considera algo así como sus hermanos
Precisamente de palabras ha sido este sexenio. López Obrador se limitó a definir cuáles serían sus obras prioritarias, por las que quiere ser recordado, y después se tiró a la hamaca. Con una pierna debajo de ella, se mece dejando pasar el tiempo
López Obrador ha dejado de gobernar. Su gobierno se ha desmoronado porque a la publicación del reportaje de la “casa gris” le han seguido otros que han exhibido casos de tremenda corrupción en las altas esferas gubernamentales, que ubican al presidente como corrupto por ser cómplice, o al menos por tolerar la corrupción
Hasta ahora, el IMSS no ha aclarado qué pasó con Keren. La familia no sabe cuál fue la causa de su muerte, y tampoco se explica por qué el cuerpo llegó al SEMEFO sin órganos. Los familiares analizan la posibilidad de denunciar al IMSS por un posible caso de extracción de órganos 
El gobierno de López Obrador ha fallado en sus mantras. No ha sido honesto, no ha combatido la corrupción, y tampoco ha privilegiado a los pobres. En general, el gobierno de López Obrador ha sido de fracasos, y con ellos ha arrastrado, principalmente, a los más pobres del país
Ese desdén presidencial por las relaciones de México con el extranjero ha permitido que personajes cercanos a su esposa sean beneficiados con consulados y embajadas

El apunte del director

  • JULIO 2024
    DESDE SAN LÁZARO
    La composición del Congreso federal está en un brete mientras que el INE no defina conforme a las leyes electorales, la integración final de las bancadas legislativas, tanto en el Senado como en la colegisladora, sobre todo en tiempos en que Morena y rémoras se quieren apropiar del derecho de contar con 74 % de legisladores, cuando conforme a la votación alcanzada solo les toca el 54%.
    Esta es la verdadera lucha que debe emprender lo que queda de la oposición, so pena de quedar reducida a escombros, ya que la mayoría calificada está al alcance del oficialismo por la magia electoral que están preparando los chicos de Guadalupe Taddei.
    En una contienda desigual, El bloque opositor todavía tiene la fuerza para que, en caso de que el INE pretenda darle una excesiva sobrerrepresentación por arriba del 8 % al partido en el poder y aliados, promover los recursos legales conducentes ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, instancia que comanda la magistrada Mónica Soto y que ha expresado que el tribunal está preparado para atender las inconformidades que surjan como resultado del cómputo de los votos. 
    Se debe impedir a toda costa el agandalle del oficialismo por rebasar los márgenes de la sobrerrepresentación.
    Este debe ser uno de los dos objetivos prioritarios del PAN, MC, PRI y lo que quedó del PRD; el otro, por supuesto es oponerse a la reforma judicial de AMLO.
    Ante una oposición disminuida, atolondrada y dividida, el totalitarismo avanza en la pretensión de concentrar más poder en manos de la nueva presidenta.
    Si no se logra impedir la sobrerrepresentación del oficialismo en el Congreso y si prospera la reforma judicial, no es exagerado afirmar que el régimen democrático y la división de poderes que dan sustento al pacto federal, pasarán a mejor vida para dar paso a la dictadura mexicana.
    Tal como existió la dictadura perfecta con el PRI en el siglo pasado, periodo en que gobernó este partido por siete décadas, ahora tenemos un remedo, un clon de los tricolores enfundado en la casaca morenista y en un presidente de la República que trae en su ADN los colores tricolores del Revolucionario Institucional.
    Si no fuera por la relevancia que tiene mantener en pie a la oposición, nos valdría un cacahuate lo que pasa en el Revolucionario Institucional con todo y Alito al frente, pero es menester recoger los pedazos de los opositores, luego de la estrepitosa derrota sufrida en los comicios del 2 de junio, para intentar contar con un frente opositor combativo, proactivo y con grandes tribunos en el Congreso.
    La nueva geopolítica mexicana con la irrupción del PVEM disputando con Acción Nacional el segundo lugar en las preferencias electorales de los mexicanos; y con el PT que logró un relevante avance en ambas cámaras legislativas federales; se requiere hasta por bien de la Nación, que el PAN, MC y el PRI contrario a Alito, no se entretengan en rencillas partidistas y si, en cambio, asuman el roll histórico que les toca en momentos del avance del totalitarismo.
    La voluntad expresada en las urnas por la mayoría de los mexicanos en favor de Claudia Sheinbaum, no representó un cheque en blanco para impedir que la alternancia en el poder en el futuro y menos, someter el Poder Judicial con un nuevo engendró que esté plegado a los designios del Poder Ejecutivo.
    La primera mujer presidenta no requiere esa acumulación de poder para tener una gestión sobresaliente y menos tener un poder judicial inoperante con jueces, magistrados y ministros, incompetentes para erigirse como tribunales imparciales y con un proceder con apego a los ordenamientos constitucionales y leyes secundarias.
    Veremos lo que ocurre en el largo periplo que le falta a la reforma judicial para que se cristalice, son tanto los temas que tienen que atenderse para su implementación, que, en el corto plazo, es imposible atenderlos.
    En cuanto a la sobrerrepresentación del oficialismo en el Congreso, es una batalla legal y política que no requiere claudicaciones y menos, distracciones provocadas por luchas intestinas en los partidos políticos de oposición.